Article  | 

La clave del éxito de una empresa reside en la digitalización de su cadena de suministro

SHARE

Hoy en día, vivimos en una realidad marcada por la incertidumbre y la transformación continua. A medida que la Industria 4.0 va ganando terreno, las empresas se enfrentan al reto de digitalizar su cadena de suministro para evitar quedarse atrás.

 

Las cadenas de suministro actuales son sumamente complejas, pero también son frágiles, ya que están divididas en eslabones que se pueden romper si ocurre, por ejemplo, un desastre natural, una pandemia mundial o en situaciones de inestabilidad política.

 

Aquí es donde entra en juego la digitalización. Las tecnologías emergentes pueden ser el mejor aliado para agilizar todo el proceso y combatir algunos de los grandes retos a los que se enfrentan las cadenas de suministro. Pero, para ello, el primer paso es saber implementar estas tecnologías.

 

Si quieres descubrir cómo las innovaciones tecnológicas y la automatización de los procesos pueden hacer que tu cadena de suministro sea ágil, transparente y funcional de cara al futuro, sigue leyendo.

 

La COVID-19 ha demostrado que la agilidad es fundamental

 

En un podcast emitido en Harvard Business Review, Pamela Mar, vicepresidenta ejecutiva del Departamento de Kowledge and Applications del Fung Group, comentó que la pandemia de COVID-19 ha sacado a la luz los puntos más débiles de las cadenas de suministro y ha evidenciado la necesidad de digitalización. Cuando China echó el cierre en enero de 2020, las exportaciones del país sufrieron un parón de dos meses. Esta situación repercutió directamente en los vendedores de Europa y Estados Unidos, ya que China era, y sigue siendo, uno de sus mayores proveedores.

 

Esta no es la primera vez que las cadenas de suministro han sufrido este tipo de problemas. Por eso, las grandes disrupciones de las que somos testigos cada día son la oportunidad perfecta para que las empresas dejen de depender de un único país para producir la mercancía y apuesten por lugares más cercanos e incluso por el territorio nacional.

 

Orange hace hincapié en que la diversificación geográfica de las cadenas de suministro “obliga a establecer una buena estrategia de gestión de riesgos, para la cual se necesita tener un alto grado de digitalización y herramientas que permitan la monitorización de todo el proceso, desde las materias primas hasta los productos finales”.

 

Más transparencia para un mercado en crecimiento

 

La complejidad de las cadenas de suministro ha ido aumentando debido a que cada vez son más las partes implicadas en la elaboración de un único producto. Esta situación evidencia la necesidad de utilizar la tecnología para registrar los datos de todas las fases de la cadena y para que las empresas puedan facilitar esa información al consumidor cuando se lo solicite.

 

Las mejoras en transparencia no solo permitirían que las empresas comprendieran y optimizaran sus cadenas de suministro, sino que también las ayudaría a cumplir con la normativa estatal y a aumentar su prestigio. Los consumidores exigen mayor responsabilidad social por parte de las empresas y confían en las que obtienen sus productos de manera sostenible y ética y ofrecen esta información de forma clara y fiable.

 

Con algunas tecnologías, como ocurre con el blockchain, se puede realizar el seguimiento del producto de extremo a extremo y acceder a información fiable sobre el trayecto.

 

Acelerar los procesos más básicos con la automatización

 

Para llevar la delantera en cualquier sector, una empresa debe ser capaz de entregar sus productos de la manera más rápida posible. Ya existen soluciones, como la impresión en 3D, con las que los proveedores pueden simplificar la producción y personalizar sus productos para reducir costes y acelerar todo el proceso.

 

Otro ejemplo que cada vez se usa más para digitalizar las cadenas de suministro es la identificación por radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés), una aplicación del internet de las cosas (IoT). Los chips de RFID se parecen a los lectores de códigos de barras, pero se diferencian en que no hace falta escanear las etiquetas una por una.

 

Según Logiwa, los chips de RFID son la solución perfecta para gestionar los almacenes y dirigir las cadenas de suministro, ya que “[se puede reducir drásticamente] el tiempo de recepción al no tener que abrir las cajas para escanear los productos uno por uno y comprobar el inventario. Además, facilitan el seguimiento de la mercancía de rotación rápida”.

 

Con la digitalización se puede predecir la demanda de los clientes

 

Aparte de minimizar los problemas logísticos y operativos de las cadenas de suministro, la digitalización se puede convertir en el mejor aliado para predecir y establecer una estrategia frente a la fluctuación de la demanda, ya que hay diversos factores, como las tendencias en las redes sociales o los fenómenos meteorológicos, que hacen que la demanda de algunos productos se dispare o caiga en picado de un día para otro.

 

Al digitalizar las cadenas de suministro con big data, inteligencia artificial y algoritmos específicos que generan predicciones y modulan la producción, las empresas pueden analizar las demandas de los clientes y reaccionar más rápido.

 

Un futuro prometedor para las cadenas de suministro y las startups

 

Las ventajas de la digitalización de las cadenas de suministro no solo son interesantes para las empresas manufactureras, sino que su transformación va a dar lugar a un mercado en el que las startups emergentes puedan crear soluciones disruptivas con deep tech.

 

La startup AllRead, nacida con el apoyo de The Collider, es un buen ejemplo de ello. Ha creado una tecnología de aprendizaje automático que proporciona sistemas de lectura inteligentes a cadenas de suministro de todo el mundo. Con este software, los clientes pueden leer los códigos con sus cámaras y dispositivos móviles para transformarlos en big data. El objetivo es sustituir los obsoletos sistemas de reconocimiento óptico de caracteres (OCR, por sus siglas en inglés) y los códigos de barras para transformar sectores como el aéreo y el farmacéutico.

 

Otro buen ejemplo es Zipline, una startup con sede en California que utiliza drones para cubrir los últimos tramos de los envíos de provisiones médicas. Este sistema, que se puso en marcha en Ruanda, ha digitalizado la cadena de suministro y ha conseguido salvar vidas al eliminar los procesos manuales y reducir el tiempo que transcurre desde que se realiza el pedido hasta que se entrega. Su próximo objetivo es hacer que esta tecnología entregue vacunas contra la COVID-19.

 

Es cierto que la transformación digital es cara y difícil de implementar, pero si las cadenas de suministro pretenden sobrevivir en el clima actual, la necesitan más que nunca. Si las empresas son capaces de combinar las tecnologías emergentes más adecuadas, dispondrán de unas cadenas de suministro resistentes, eficientes y económicas de principio a fin.

 

 

 

The Collider es un programa de creación de empresas que busca conectar las esferas de la ciencia, la empresa y el emprendimiento. Este proyecto de innovación fomenta iniciativas de transferencia tecnológica que conectan la ciencia y el talento empresarial para crear startups disruptivas basadas en la tecnología. The Collider es una iniciativa tecnológica de Mobile World Capital Barcelona que pretende impulsar la transformación digital de la sociedad para ayudar a mejorar la vida de las personas en todo el mundo.